Alexandre Ier, Napoléon et les relations franco-russes

Marie-Pierre Rey

Resumen

Alejandro I, entronizado en marzo de 1801 y educado en el espíritu de las Luces, toma conciencia de la necesidad de reformar el imperio dando prioridad a las cuestiones internas; pero pronto la política exterior le absorbe totalmente, de forma que su reinado quedará marcado por el enfrentamiento con Napoleón. La alianza de Tilsit se revela ambigua y las relaciones franco-rusas se degradan hasta la tragedia de 1812. El zar, que salió victorioso y transformado de la prueba –se volvió profundamente religioso–, hace sentir su peso en la reconstrucción del continente europeo, jugando un papel personal importante en el Congreso de Viena y en Tratado de la Santa Alianza. Sin embargo, desde 1820-1821 Alejandro I tiene una visión del mundo cada vez más paranoica, y la Santa Alianza se convierte en una herramienta represiva al servicio del absolutismo.

Palabras clave

Alejandro I, Emperador de Rusia; Napoleón I, Emperador de Francia; Imperio; Tilsit; Congreso de Viena; Santa Alianza; Represión

Texto completo:

PDF (538,43 kB) Estadísticas


DOI: https://doi.org/10.14198/PASADO2011.10.04





Copyright (c) 2016 Marie-Pierre Rey