Propaganda y dirigismo cultural en los inicios del nuevo Estado

Francisco Sevillano Calero

Resumen

Desde la proclamación de la jefatura política de Franco el 29 de septiembre de 1936, la propaganda fue cada vez más importante en la legitimación de la causa nacional. Pero la política cultural en los comienzos del nuevo Estado fue objeto de disputas por el dominio del espacio simbólico del poder a través del control de las instituciones educativas y culturales y de los organismos de propaganda. En estas disputas por la definición del campo de producción cultural, fue relevante la política totalitaria favorecida desde la Falange; un proyecto que aspiraba a forjar una cultura popular y a formar una conciencia nacional no sólo a través del adoctrinamiento de las conciencias, sino a partir de un «ideal de hombre», de la adecuación de las conductas a un «estilo de vida», concebido como la esencia moral de la política.

Palabras clave

Propaganda; Política cultural; Franquismo; Falange Española Tradicionalista y de las J.O.N.S.

Texto completo:

PDF (536,42 kB) Estadísticas


DOI: https://doi.org/10.14198/PASADO2002.1.04





Copyright (c) 2002 Francisco Sevillano Calero

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional.